Reputación 360°

Todas las organizaciones tienen una reputación la hayan creado o no de forma voluntaria y expresa. Esto sucede debido a que la reputación se genera en la mente de los públicos a partir de experiencias vividas, comportamientos observados y promesas recibidas. La diferencia de construirla de manera expresa y consciente está en que el resultado es positivo, estable en el tiempo y se convierte en un escudo ante los problemas y crisis en el mediano y largo plazo.

La reputación es un diferenciador de competitividad y, por ello, debe ser construida de manera consciente y con visión integral. Reconociendo el valor de la reputación y las características propias del entorno en Latinoamérica, en especial en los países de la franja andina, es que en Rodríguez & Baudoin hemos desarrollado una metodología específica para la construcción de la reputación institucional. Basada en más de 15 años de experiencia, nuestra metodología permite construir reputación desde varias dimensiones para lograr esa consistencia que es la base de la credibilidad.

El Ying- Yang de Posicionamiento institucional

Se trata de construir una las características deseables y las un posicionamiento general alimentado de tres sub-posicionamientos correspondientes a cada dimensión de una institución: la comercial, identidad, simbólica y política.

Nuestra metodología busca el equilibrio entre la argumentación desde el sistema blando o ¨soft” y el duro o “hard” para lograr calzar bien con las lógicas de los públicos del siglo XXI que a la vez  son comunidades activistas colectivos como clientes y dirigentes o autoridades.

La reputación desde tres dimensiones institucionales : cultura e identidad corporativas (inter) el mercado comercial y simbólico, desde las percepciones de los stakeholders (inter- acción) y los actores de decisión (meta-acción). Así de esta manera garantizamos una estrategia de posicionamiento reputacional que armonice la imagen con la cultura organizacional y la acción social de una organización; generando congruencia entre el decir y el actuar, la clave para tener una institución creíble en una sociedad en que la credibilidad se ha convertido en el pasaporte hacia la sostenibilidad empresarial.

El programa comprende un diagnóstico, cualitativo, del estado de la reputación organizacional, que determinará las acciones de mejora necesarias y la detección temprana de mitos de percepción o focos de crisis. También comprende la formulación de una Estrategia de Posicionamiento Reputacional que permitirá trabajar congruentemente las políticas de talento humano, RSE e imagen a través de la creación de una Caja Estratégica de Mensajes (CEM) y un plan de acción con mensajes apropiados a la sensibilidad de cada público e instrumentos de comunicación igualmente acordes al estilo de cada audiencia.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *